• Una guitarrista, una comunicóloga y una cantante
  • Banda de influencias múltiples y contradictorias
  • Exponentes del Flower Pop

Conformadas por una guitarrista, una comunicóloga, y una cantante, compositora y actriz, Aurora y La Academia debuta en la escena musical capitalina en 1996.

Pese a ser una banda pop, logran la aceptación unánime del mundo rockero nacional con su álbum debut, Horas, con el que llaman poderosamente la atención del público juvenil a través de exitosas giras a lado de los más importantes grupos consagrados.

El impacto de su música las llevó a conquistar mercados internacionales como Estados Unidos, Chile, Venezuela y otras naciones del continente americano.

En 2001, desde su cuartel de bandera alternativa, lanzan su segunda producción bajo el título La Inmovilidad, disco que defendieron a tierra y lodo por el honor de sus convicciones artísticas.

Un año después, deciden hacer una tregua para darle paso a sus proyectos personales.

Aurora exploró la inquietud histriónica a través del Cine y el Teatro en cintas galardonadas como Malos Hábitos y Bajo Juárez, entre otras, así como una variedad de importantes puestas teatrales.

Leonor, por su parte, siguió desarrollando sus estudios de guitarra y colaboró con la misma en proyectos de grupos como La Gusana Ciega, y Los de Abajo, al mismo tiempo que musicalizó la puesta teatral Los Cantares de Cupido.

Mientras que Linda, incursionó en el terreno de los medios electrónicos virtuales a través de Dixo y de Prodigy.

Tras aquella pausa, nuevamente se reúnen para lanzar su tercer trabajo discográfico: Efecto Chocolate, mismo que representa uno de los grandes retornos discográficos entre sus fans.